Devocional

RUT 1

VELAR POR LOS SUEGROS.

8 … Noemí les dijo a sus dos nueras: Vuelva cada una a la casa de su madre, y que el SEÑOR las recompense por la bondad que mostraron a sus esposos y a mí. 16 Pero Rut respondió: No me pidas que te deje y regrese a mi pueblo. A donde tú vayas, yo iré; dondequiera que tú vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. 17 Donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán… 22 Así que Noemí regresó de Moab acompañada de su nuera Rut, la joven moabita. Llegaron a Belén a fines de la primavera, al comienzo de la cosecha de la cebada. NTV.

Con frecuencia dentro de los matrimonios, cuando muere alguno de los cónyuges y no han tenido descendencia, los viudos buscan rehacer sus vidas con otra pareja, lejos de la familia política de su difunto cónyuge. Con la nueva pareja tratan de cerrar un capítulo amargo de sus vidas. Rut la joven moabita, después de la muerte de su esposo, no quiso separarse de su suegra, decidió permanecer con ella hasta que la muerte las separase.

Durante el tiempo de los jueces, la hambruna llegó a algunas ciudades del pueblo hebreo. Por esta hambruna, muchos israelitas tuvieron que emigrar de sus ciudades buscando alimento para sus familias. Una de las familias que emigró a otra ciudad fuera de las fronteras de Israel, fue la familia de Elimelec, quien con su esposa y sus dos hijos llegaron a refugiarse en la ciudad de Moab. En esta ciudad se establecieron por varios años. Cuando Mahlón y Quelión hijos de Elimelec crecieron, contrajeron matrimonio con dos mujeres moabitas.

Moab era la tierra al este del Mar Muerto. Era una de las naciones que oprimieron a Israel durante el período de los jueces, así es que había hostilidad entre las dos naciones. Este pueblo estaba dominado por el paganismo, adoraban a un sinfín de dioses. A pesar de que Elimelec y Noemí, conocían las instrucciones dadas por Moisés, permitieron que sus dos hijos se casaran con mujeres de esta ciudad. Pasaron algunos años y la tragedia llegó a la vida de Noemí y sus dos nueras, pues sus esposos murieron: primero murió Elimelec y luego murieron sus dos hijos.

Tras la muerte de su esposo y sus dos hijos, Noemí decidió regresar a su tierra natal, decidió regresar a Israel para vivir los años que le quedaban de vida. Noemí en su regreso a Israel, no quería llevar consigo a sus dos nueras, y les pidió que volvieran a la casa de sus padres para que puedan rehacer sus vidas. en primera instancia sus nueras pidieron que las llevase con ella a Israel, pero Noemi insistió para que regresaran con los suyos y sigan con sus costumbres y tradiciones. Rut insistió ir con Noemi a Israel y permanecer a su lado el resto de vida que le quedaba. Además, prometió hacer suyas las costumbres y tradiciones del pueblo de Dios. El corazón de Rut había dejado de ser moabita, ya no era una adoradora de Quemós uno de los dioses de Moab. Noemí era la única persona del pueblo de Dios que ella conocía, y a ella y a quienes fueran como ella se iba a aferrar por el resto de su vida, sin importar las consecuencias.

Queridos hermanos, Rut, tras la muerte de su esposo, no quiso dejar a su suegra en el olvido, decidió permanecer junto a ella, apoyarla en la nueva vida que le esperaba en Israel. Además, decidió abandonar definitivamente todas las costumbres y tradiciones de su pueblo, de igual forma decidió dejar la adoración a los dioses moabitas y adorar al único Dios verdadero, Rut decidió entregar su vida a la adoración del eterno Creador. Hermanos, si en algún momento llegaran a enviudar, no abandonen a su suerte a sus suegros, permanezcan a su lado, brindándoles el apoyo necesario para que se sobrepongan de esa terrible pérdida . Y sobre todo si encontraron el camino del Señor gracias a ellos, nunca se alejen de ese camino, permanezcan en esos caminos hasta el resto de sus vidas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *