Devocional

JUECES 21.

PROS Y CONTRAS.

15 El pueblo sintió lástima por Benjamín, porque el SEÑOR había dejado un vacío en las tribus de Israel. 16 A raíz de eso, los ancianos de la asamblea preguntaron: ¿Cómo podemos conseguir esposas para los pocos que quedan, ya que las mujeres de la tribu de Benjamín están muertas? 17 Los sobrevivientes deben tener herederos, para que no quede exterminada toda una tribu de Israel. 18 Pero no podemos darles a nuestras hijas en matrimonio porque hemos jurado solemnemente que quien lo haga caerá bajo la maldición de Dios. NTV.

Con generalidad, cuando las personas son controladas por sus emociones, muchas veces actúan sin pensar, y llegan a cometer graves errores, pues las emociones nublan una correcta reflexión de las acciones que se van a realizar. Una vez que las emociones se dilatan, vuelve la cordura de la mente y se dan cuenta de que no debieron actuar de esa manera, cuando ya no hay vuelta atrás. Los israelitas en el calor de las emociones, ejecutaron el juicio en contra de los benjamitas, exterminaron casi a la totalidad de la tribu de Benjamín, pero una vez que pasaron las emociones, se mortificaron por sus acciones y quisieron reparar los daños ocasionados.

Los israelitas al regresar a Mizpa, tras su batalla con los benjamitas, tuvieron remordimientos de sus acciones, pues casi habían exterminado a una de sus tribus. Las acciones de Israel en parte fueron correctas, pues en su mente tenían la idea de purificar a la nación para que la maldad no siga incrementándose dentro de sus compatriotas. Pero el remordimiento de haber asesinado a sus compatriotas, invadió sus mentes y lloraron amargamente delante del Señor. Israel muy tarde comprendió que había llevado demasiado lejos su venganza. Había aniquilado despiadadamente a toda la tribu de Benjamín, con excepción de seiscientos hombres.

Invadidos por el remordimiento, los ancianos de Israel, buscaron una manera de reparar el daño ocasionado a una de sus tribus. Decidieron buscarles esposas para los seiscientos hombres benjamitas que se habían salvado de la exterminación, para que nuevamente puedan repoblar el territorio que se les asignó dentro de la tierra prometida. Durante la batalla, Israel había asesinado a todas las mujeres de la tribu de Benjamín, los pocos hombres que quedaban necesitaban esposas para evitar que la tribu desapareciera. Israel se sentía culpable de una posible extinción de una de sus tribus, por eso buscó una forma de que eso no sucediera, y el buscarles esposas para los sobrevivientes sería la forma de evitar que Benjamín desaparezca del mapa

La búsqueda de esposas para los benjamitas no iba a ser una tarea fácil, pues en el calor de la ira por los actos reprochables de algunos hombres de Benjamín, cada una de las tribus que intervinieron en esta masacre en contra de esa tribu, habían jurado que no entregarían a sus hijas como esposas a los benjamitas. Israel a pesar del dolor por la posible extinción de la tribu de Benjamín, no estaba dispuesta a entregar a sus hijas como esposas, pues lo habían jurado, y el juramento no pensaban quebrantar.

Queridos hermanos, Israel a pesar del dolor por la posible extinción de una de sus tribus, decidió cumplir su juramento y no entregar a sus hijas como esposas a los benjamitas. Israel decidió buscar otra alternativa para que Benjamín no desaparezca de la órbita terrestre. Hermanos, en la vida se nos presentan situaciones en las cuales debemos tomar una decisión, decidir por el bienestar de amigos y familiares, o cumplir una promesa hecha. Ante una situación así, debemos evaluar minuciosamente la situación antes de tomar una decisión, ver los pros y los contras de cada una de las opciones, ver cuál de ellas no quebranta los mandamientos establecidos por nuestro amado Creador.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *