Devocional

JUECES 19

LA INSEGURIDAD.
 
11 Ya era tarde cuando se acercaron a Jebús, y el siervo le dijo: Paremos en esta ciudad jebusea y pasemos aquí la noche. 12 No le dijo su amo…. Seguiremos, en cambio, hasta Guibeá. 14 Así que siguieron adelante… llegaron a Guibeá, una ciudad situada en Benjamín, 16 Esa noche un anciano regresaba a su hogar… 17 Cuando vio a los viajeros sentados en la plaza de la ciudad… 20 Serán bienvenidos en mi casa les dijo el anciano… 22 Mientras disfrutaban el momento, un grupo de alborotadores de la ciudad rodeó la casa. Comenzaron a golpear la puerta y a gritarle al anciano: Saca al hombre que se hospeda contigo para que podamos tener sexo con él. NTV.
 
La mayoría de las personas, diariamente salen de sus hogares por motivos de estudios, trabajos o alguna otra actividad fuera de sus barrios o ciudades. Cuando el día empieza a decaer, el anhelo de muchos es regresar a sus hogares o a sus barrios antes de que se oscurezca totalmente. En sus barrios las personas se sienten protegidos pues se conocen y se protegen entre sí. Un levita, había descendido de su hogar en las montañas, al lugar de donde procedía su esposa. Al momento que regresaba a su hogar, el día decayó y decidió pasar la noche en una de las ciudades israelitas, pues los moradores de esa ciudad eran sus compatriotas y pensó que ahí podría estar más seguro que en una ciudad extranjera.
 
Un levita y uno de sus sirvientes, habían bajado de su hogar que quedaba en las montañas a buscar a su esposa que había regresado a la casa de sus padres. Una vez que llegó a la casa de su suegro, se había quedado por varios días en esa ciudad por la insistencia de su suegro. Pero a la final, aunque su suegro le insistió para que se quedara por más tiempo, el levita tomó la decisión de volver a su casa. Tomo sus pertenencias, a su esposa y partieron rumbo a la ciudad de Jebús, una de las primeras ciudades por las que debían atravesar para llegar a su casa en las montañas.
 
Ya era tarde cuando se acercaron a Jebús, y el siervo le dijo: Paremos en esta ciudad jebusea y pasemos aquí la noche. Y el levita le dijo, no podemos quedarnos en esta ciudad extranjera donde no hay israelitas. Seguiremos hasta Guibeá y pasaremos la noche en una de esas ciudades. El levita no quería pasar la noche en una ciudad jebusea, pues esas ciudades no estaban bajo el dominio del pueblo hebreo y tenía miedo de que si sabían que eran israelitas los asesinaran, por eso quería llegar a una de las ciudades del pueblo hebreo para estar más seguros durante la noche.
 
Antes de que se anochezca llegaron a Guibeá, una ciudad situada dentro del territorio de Benjamín. Al llegar a esa ciudad se sentían a salvo, pues eran sus compatriotas. Un anciano que regresaba de su trabajo a su casa, vio a los viajeros y les invitó a que pasaran la noche en su casa. Los viajeros aceptaron y fueron a la casa con el anciano. Mientras compartían, un grupo de alborotadores de la ciudad rodeó la casa. Comenzaron a golpear la puerta y a gritarle al anciano: Saca al hombre que se hospeda contigo para que podamos tener relaciones con él. La seguridad que pensaba tener el levita en una ciudad de sus compatriotas, quedó desechada por estos hombres malvados que querían deshonrarlo abusando sexualmente de él. Guibeá se había corrompido y estaba al nivel de corrupción de las naciones paganas.
 
Queridos hermanos, el pueblo hebreo se había alejado totalmente de Dios, habían arruinado su fe, su obediencia, y la maldad de los pueblos que no lograron expulsar de la tierra prometida, había contaminado por completo las ciudades hebreas. Bajo esta contaminación, los hombres de Guibeá a pesar de estar viviendo en territorio benjamita, seguían viviendo bajo su perversión practicando la homosexualidad. Hermanos, en ninguna parte podemos sentirnos seguros, pues la maldad está tomando el control de todas las naciones. Los asaltos, la violencia, el asesinato, y la inmoralidad están a la vuelta de la esquina. Para que esto no siga empeorando, debemos llamar a nuestra nación a que se vuelva a Dios y trabajar para el establecimiento de la moral y el reino espiritual de Dios en el corazón de cada persona.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x