Devocional

JUECES 14

MATRIMONIOS MIXTOS.

1 Entonces Sansón descendió a Timnat, y vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. 2 Cuando regresó, se lo contó a su padre y a su madre, diciendo: He visto en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. Ahora pues, tómenla para mí por mujer. 3 Pero su padre y su madre le dijeron: ¿No hay una mujer entre las hijas de tus parientes ni en todo nuestro pueblo, para que vayas tú a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Pero Sansón dijo a su padre: Tómala para mí, porque ella me gusta. NTV .

Cuando Sansón llegó a su juventud, descendió a la ciudad de Timnat, y vio a una joven filistea y quedó cautivado por la hermosura de ella, hasta el punto de enamorarse completamente a primera vista. Timnat era una ciudad pequeña situada en el valle de Sorec, la cual fronterizaba con las tierras de Judá asignado a Dan. Timnat quedaba cerca del hogar de los padres de Sansón y en ese entonces estaba en manos filisteas. Es la moderna Tibneh, a unos 23 kilómetros al suroeste de Jerusalén.

Cuando Sansón volvió con sus padres, les contó que en su visita a Timnat había visto a una joven filistea muy hermosa con la cual quería casarse, y les pidió que realicen los arreglos para la boda con esta joven. Los padres de Sansón al escuchar esta noticia se escandalizaron. Se escandalizaron porque Manoa y su esposa eran temerosos del Señor y guardaban las leyes dadas por Moisés. Además, sabían que los matrimonios mixtos con los paganos eran opuestos a la voluntad del Creador.

La idolatría del pueblo hebreo y los matrimonios mixtos eran las causas principales de la opresión de Israel. Manoa y su esposa no querían que su hijo provocara aun más a su Creador, y le aconsejaron que tomara una esposa de entre su propio clan o de los otros clanes de Israel, Sansón insistió que la filistea era de quien se había enamorado y con la cual se quería casar . Al igual que Sansón, muchos hijos nunca aprecian la sabiduría madura de sus mayores hasta que prueban el fruto amargo de sus tercas decisiones

Sansón al insistir en su deseo de casarse con una filistea, desechó las sabias palabras de sus padres, echando por tierra el Cuarto Mandamiento de la ley de Moisés. La ley de honra a los padres. Sansón no solo desechó los consejos de sus padres, además fue en contra de las costumbres de su pueblo, pues en la cultura hebrea los padres escogían las esposas para sus hijos. Sansón hizo su propia elección, pero quiso que su padre completara los arreglos.

Queridos hermanos, las palabras del eterno Creador son muy claras a lo largo de toda la Biblia, en cuanto al matrimonio. Dios desde la antigüedad estableció que en su pueblo no exista matrimonios mixtos, matrimonios con hombres o mujeres de las ciudades paganas. Esta ordenanza dada por Dios es también para todos los cristianos de la actualidad, razón por la cual los cristianos debieran casarse siempre entre ellos. Algunos suponen ingenuamente que pueden burlarse de esta ordenanza divina y de todos modos alcanzar la felicidad. Tales personas debieran meditar en los tristes ejemplos que se pueden ver a lo largo de las escrituras. Hermanos, al igual que Sansón, muchos cristianos se dejan llevar por la apariencia física y hacen elecciones insensatas como pareja para su matrimonio. Todo matrimonio basado sobre la mera atracción física se expone a no durar “hasta que la muerte los separe”. Si usted está en planes de casarse, tenga presente las ordenanzas de Dios, para que su matrimonio esté bajo la bendición de Dios y dure “hasta que la muerte los separe”.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x