Jesus Is Life

JUECES 12

CELOS Y ENVIDIAS.

1 Luego los hombres de Efraín movilizaron a un ejército y cruzaron el río Jordán hasta Zafón. Entonces enviaron el siguiente mensaje a Jefté: ¿Por qué no nos llamaste para que te ayudáramos a luchar contra los amonitas? ¡Quemaremos tu casa contigo adentro! 2 Jefté respondió: ¡Yo los convoqué cuando comenzó el conflicto, pero ustedes se negaron a venir! No quisieron ayudarnos a luchar contra Amón. 3 De modo que, al ver que no vendrían, arriesgué mi vida y salí a combatir sin ustedes, y el SEÑOR me dio la victoria sobre los amonitas. Así que, ¿por qué vienen ahora a pelear conmigo? NTV.

Alrededor del mundo, existen muchas personas a las cuales solo les gusta apantallar. Estas personas les gusta estar en la palestra. Desaparecen en tiempos de dificultades, pero aparecen cuando las cosas marchan bien, para estar al frente de las luces y las cámaras. El ejército de Efraín apareció cuando la guerra con los amonitas había culminado, e Israel festejaba por haber obtenido la victoria gracias a la ayuda del eterno Creador.

El ejército de la tribu de Efraín, al saber que el ejército de Jefté había derrotado a los amonitas, tomó rumbo al norte y llegó hasta donde estaba festejando el pueblo por la victoria sobre sus enemigos. Efraín en vez de regocijarse conjuntamente con sus compatriotas, y seguir con el festejo por la liberación, amargó la fiesta a todos. Efraín estaba molesto y tenía celos por que el ejército de Jefté había obtenido la victoria sin ayuda de él.

Efraín quería la vanagloria, quería ser visto como el ejército que derrotó a los amonitas, por eso al llegar a donde estaban festejando, encaró y reprochó a Jefté por no haberle invitado a la batalla, además le amenazó con destruir y quemar su casa conjuntamente con él. Los celos y la vanagloria, hicieron que los efrateos se convirtieran en juez y parte, dictando a la vez la sentencia de muerte de Jefté sin tener todas las pruebas en la mano. Los celos hacen que las personas se enceguezcan a la verdad, muchas veces hacen que tapen sus propias faltas, tratando de eliminar la gloria de otros. Efraín no fue diplomático solo quería destruir la gloria de Jefté.

Jefté antes de ir en contra de los amonitas, había pedido ayuda a los ejércitos de los diferentes clanes de Israel, inclusive al ejército de Efraín, esto le hizo saber cuándo lo amenazó de muerte. Ante esta petición, probablemente en la asamblea de los líderes de los clanes de Israel. Ellos se negaron y esa negativa posiblemente indujo a otros a no pelear tampoco. Así el resto de los clanes rechazaron apoyar al ejército de Jefté en contra los amonitas. Ante esta negativa, Jefté se armó de valor, dirigió a su ejército y luchó contra sus enemigos, obteniendo la victoria gracias a la ayuda del eterno Creador.

Queridos hermanos, Efraín quería estar en la palestra, quería ser admirado por el resto de los clanes de Israel, por eso, en vez de alegrarse por la victoria de Jefté y la liberación de Galaad, quiso destruir y borrar la memoria de Jefté. Las personas en vez de alegrarse por los triunfos de los demás, se sienten socavados y tratan por todos los medios de desvalorizar los triunfos de los demás. Incluso algunos por celos y envidias traman males en contra de ellos al igual que Efraín. Hermanos, ante los triunfos de los demás, no tengamos celos ni envidias, mejor regocijémonos por ellos, participemos de su fulgor y alegría. Sobre todo, demos gracias a Dios por la vida de ellos, pues el Señor es quien da la victoria y los triunfos en todos los aspectos de la vida humana.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x