Devocional

JUECES 4

DIOS MARCHA DELANTE DE SUS SIERVOS.

14 Entonces Débora le dijo a Barac: ¡Prepárate! Hoy es el día en que el SEÑOR te dará la victoria sobre Sísara, porque el SEÑOR marcha delante de ti. Así que Barac descendió las laderas del monte Tabor al frente de sus diez mil guerreros para entrar en batalla. 15 Cuando Barac atacó, el SEÑOR llenó de pánico a Sísara y a todos sus carros de combate y a sus guerreros. Sísara saltó de su carro de guerra y escapó a pie. 16 Entonces Barac persiguió a los carros y al ejército enemigo hasta Haroset-goim, y mató a todos los guerreros de Sísara. Ni uno solo quedó con vida. NTV.

Tras la muerte del juez Aod de Israel, todo el pueblo volvió a sus vidas de pecado, Israel volvió a su idolatría y adoración a los dioses paganos de la región. Por la rebelión del pueblo, el eterno Creador, entrego a Israel en manos de Jabín, un rey cananeo de Hazor, Y Sísara el comandante de su ejército que vivía en Haroset-goim. Jabín, rey de Hazor, quien se llamaba igual que otro gobernante de la misma ciudad que se había enfrentado a Josué más de un siglo atrás, en el norte de Canaán.

Tras un siglo de haber sido destruida la ciudad de Hazor por Josué. La ciudad fue reconstruida y recuperó su importancia política como la principal ciudad de Canaán. Esta ciudad dominaba la ruta principal entre Egipto y Mesopotamia. Su poderío radicaba en las ganancias que obtenía del comercio del mundo antiguo que fluía a través de ella en ambas direcciones. Hazor tras recuperar su poderío, fue en contra de Israel, lo oprimió sin piedad durante veinte largos años.

Ante la larga opresión del ejército de Hazor, el pueblo hebreo clamó por ayuda al Señor para que los liberara de esta opresión. Como respuesta al clamor de Israel, el Señor levantó a Débora para juzgar a Hazor. Débora bajo la dirección del eterno Creador, llamó a Barac y le a mandó luchar contra Sísara comandante del ejército de Hazor. También le prometió que Dios estaría con él en la batalla. Las palabras de Débora no fueron suficientes para Baruc, razón por la cual pidió a Débora que fuera con él. El requerimiento de Barac muestra que su corazón confiaba más en la fuerza humana que en las promesas de Dios. Una persona con una fe real marcha a las órdenes de Dios, aun cuando tenga que hacerlo sola.

Barac levanto un ejército de 10.000 hebreos para ir en contra de Sísara y subió al monte Tabor, esperó en ese lugar las instrucciones de Débora para iniciar la batalla. Cuando Sísara se enteró de que Barac había ido al monte de Tabor y había reunido allí una fuerza de israelitas, reunió sus novecientos carros y todas sus tropas desde Haroset-goim y los condujo a las orillas del Cisón. En el momento oportuno, Débora profirió sus palabras de aliento, y dijo a Barac: En este día, el Señor te dará la victoria y entregará a Sísara en tus manos. Él marcha delante de ti. Barac descendió del monte de Tabor con sus hombres y ataco al ejército de Hazor y los derrotaron como el Señor lo había prometido a través de Débora.

Queridos hermanos, en la batalla en contra del ejército de Hazor, el eterno Creador marchó delante del ejército hebreo, dándoles la victoria sobre sus enemigos. Al igual que en el pasado, el eterno creador va delante de sus siervos para darles la victoria sobre las huestes espirituales que gobiernan este mundo. Hermanos, en el pasado el pueblo hebreo lucho con enemigos de carne y huesos. Nosotros en la actualidad no luchamos con enemigos similares a las del pueblo hebreo, nuestra lucha es contra satanás y sus colaboradores. No debemos temer lo que satanás nos pueda hacer, pues a nuestro lado, tenemos al eterno Creador que marcha delante de nosotros. Él nos dará la victoria sobre toda hueste espiritual de maldad.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x