Devocional

JOSUÉ 17

PIDE Y RECIBIRÁS.

3 … Zelofehad, un descendiente de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, no tuvo hijos varones. Sólo tuvo hijas, las cuales se llamaban Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. 4 Ellas se presentaron ante el sacerdote Eleazar, ante Josué, hijo de Nun, y ante los líderes israelitas y les dijeron: El SEÑOR le ordenó a Moisés que nos diera una porción de tierra al igual que a los hombres de nuestra tribu. Así que Josué les dio una porción de tierra junto con la de sus tíos, como el SEÑOR había ordenado. NTV.

Tradicionalmente en la cultura hebrea las relaciones entre hombres y mujeres estaban caracterizadas casi universalmente por la injusticia, por eso; la herencia de los padres era repartido únicamente entre los hijos varones y las hijas quedaban relegadas de cualquier herencia. En algunos países, estos tipos de injusticias se siguen promoviendo en la actualidad, existen países donde se irrespeta con frecuencia los derechos propios de las mujeres a ser tratadas de una forma digna y justa.

Josué, siervo del Señor, prosiguió adelante asignando entre las tribus de Israel la tierra que el eterno Creador les había entregado para que formen una gran nación. El turno de asignación de tierras, llegó para la media Tribu de Manasés que no habían heredado al oriente del río Jordán. Cada uno de los clanes de Manasés fueron recibiendo su porción según el número de sus familias, pero uno de los clanes no podía recibir la porción que les correspondía, ya que dentro del clan solo eran mujeres y no tenían derecho a una herencia en conformidad a sus tradiciones.

La herencia normalmente pasaba a través de los hijos; y como Zelofehad no tenía herederos varones, su nombre iba a desaparecer de los clanes de Manasés, a menos de que sus hijas recibieran la tierra que le correspondía a él. Por eso: mientras Josué seguía asignando los territorios, Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa hijas de Zelofejad descendiente de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés; se presentaron ante Josué y los líderes de Israel, recordándoles las promesas que Moisés les había hecho en el pasado en cuanto a la herencia de su padre Zelofejad

Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa en el pasado se habían presentado ante Moisés y los ancianos para invocar el derecho de herencia en ausencia de hijos varones. Ellas pidieron heredad dentro de su propia tribu. Ante esta petición el eterno Creador instruyó a Moisés para que les conceda la petición hecha. En la futura repartición territorial, ellas recibirían la posesión que le correspondería a su padre. Además, Dios le dijo a Moisés que agregara una ley que ayudaría a otras mujeres en circunstancias similares en el futuro, para que puedan heredar propiedades también.

Ante esta petición en conformidad a las leyes establecidas por el Eterno Creador, Josué asignó los territorios a las hijas de Zelofejad entre sus hermanos. De esa forma, la tribu de Manasés recibió diez partes de la tierra al oeste del río además de la tierra de Galaad y de Basán, que está al otro lado del Jordán”. Esas diez partes consisten en cinco porciones para las hijas de Zelofehad y cinco para los clanes de Héfer, abuelo de las cinco hermanas.

Queridos hermanos, las hijas de Zelofehad acudieron al eterno Creador, para recibir la herencia de su padre, tal como sucedió con las hijas de Zelofejad, los cristianos pueden estar seguros de que el Señor nunca fallará a aquellos que acuden a El invocando sus promesas. Hermanos, ante cualquier aflicción o necesidad, nosotros debemos acudir a nuestro Señor con la confianza de que Él nos escuchará y dará respuesta a nuestras demandas, porque nuestro Creador es fiel y cumple sus promesas a los que invocan su nombre. “ Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”. Mateo 7:7-8.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x