Devocional

DEUTERONOMIO 33

EL ÚNICO DIOS ETERNO.

26 No hay nadie como el Dios de Israel. Él cabalga por el firmamento para ir en tu ayuda, a través de los cielos, con majestuoso esplendor. 27 El Dios eterno es tu refugio, y sus brazos eternos te sostienen. Él quita al enemigo de tu paso… 28 Así que Israel vivirá a salvo, el próspero Jacob habitará protegido en una tierra de grano y vino nuevo, donde los cielos dejan caer su rocío. 29 ¡Qué bendito eres, oh Israel! ¿Quién es como tú, un pueblo rescatado por el SEÑOR? ¡Él es tu escudo protector y tu espada triunfante!… NTV.

Las personas con regularidad ponen su confianza en las cosas materiales, o en cualquier otra cosa, antes que poner su confianza en Dios. Estas personas confían en el dinero, en una posesión, en una carrera profesional, en una noble causa o en un sueño de toda la vida. Sin duda, todas esas cosas son necesarias e importantes para la vida, y pueden generar seguridad momentánea, pero ninguna de esas cosas le puede dar una verdadera seguridad como la que puede dar el eterno Creador.

Moisés durante el peregrinaje de su pueblo en el desierto, sintió la verdadera seguridad, protección y provisión que provenía de las manos de Dios, por eso, en sus últimos días de vida, quiso transmitir esa experiencia a su pueblo, para que su pueblo pueda confiar plenamente en su Creador. Moisés trasmitió este sentimiento de confianza en Dios a través de una alabanza, resaltando las virtudes divinas del Señor y los dones que le dio a su pueblo

Moisés en su alabanza exclamó : ¡No hay nadie como el Dios de Israel!. De entre todas las naciones del mundo antiguo, Dios escogió a Israel para que sea su pueblo especial. Desde su elección, Israel tuvo la cobertura completa de Dios, pudieron palpar el poder y la majestuosidad del Creador. El despliegue de su poder y majestad no tenía comparación con los dioses de las otras naciones, Yahveh era el único Dios verdadero y no había otro similar a Él. El Dios de Israel del antiguo testamento, es el mismo Dios que reina sobre todos los que aceptan a Cristo Jesús como su Señor y Salvador, no habrá nadie que pueda compararse a Él.

Moisés en su cántico también exclamó : ¡Él es el Dios eterno! Sin ninguna duda el Dios de Israel era eterno, el pueblo tenía que entender esta cualidad de Dios, debían entender que Él iba a permanecer eternamente en medio de su pueblo. A través de estas palabras, Moisés alentó a su pueblo a confiar en la protección eterna de Dios. Afirmó que tal como les había protegido en el desierto iba a seguir protegiendo a su pueblo en la tierra que estaban a punto de heredar.

Moisés afirmó que Israel bajo la protección de Dios, viviría a salvo, sería prosperado, y el sería su refugio ante la asechanza de sus enemigos. En el desierto, Dios había mostrado ser el protector de Israel, les había provisto de alimentos y los había guardado de sus enemigos, dándoles la victoria. Esto no iba a cambiar, Dios iba a seguir siendo fiel con ellos en la nueva tierra. Muchas veces los cristianos dudan de la fidelidad de Dios, piensan que Dios se puede alejar de ellos, pero la verdad es que el hombre puede alejarse de Dios, pero Dios permanece fiel a su lado protegiéndole de todos los peligros de este mundo.

Queridos Amigos, en el pasado, el pueblo hebreo tuvo el privilegio de ser rescatado por el eterno Creador, tuvo el privilegio de ser su pueblo escogido y disfrutar de toda dádiva que provenían de sus manos. En la actualidad este privilegio no está reservado solo para el pueblo hebreo, pues Jesucristo a través de su muerte, rescató a todas las personas y les da el privilegio de pertenecer al pueblo escogido de Dios. Amigo, si usted todavía no es parte de este pueblo escogido, este es el momento para que acepte el rescate que Cristo Jesús pago por usted en la cruz del calvario. Este es el momento para que se arrepienta de sus pecados y acepte a Cristo Jesús en su corazón. Él quiere ser su único Dios eterno, quiere cuidarlo y protegerlo, quiere derramar todas sus dádivas sobre su vida.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *