Devocional

DEUTERONOMIO 24

SALARIOS JUSTOS Y A TIEMPO.

14 Jamás te aproveches de los obreros pobres y desamparados, ya sean hermanos israelitas o extranjeros que vivan en tu ciudad. 15 Debes pagarles lo que les corresponde al final del día, antes de que caiga el sol, porque son pobres y cuentan con esa paga para vivir. De lo contrario, ellos podrían clamar al SEÑOR en tu contra, y tú serías culpable de pecado. 18 Recuerda siempre que fuiste esclavo en Egipto y que el SEÑOR tu Dios te rescató de la esclavitud. Es por eso que te doy este mandato. NTV.

Con frecuencia la sociedad humana, mira a los indefensos y a los que han sido golpeados por la pobreza con desdén como si fueran incompetentes u holgazanes, cuando, en realidad, puede que sean víctimas de la opresión por parte de la clase social alta que gobierna el mundo. Pues a través de la historia, se ha podido observar que las personas de clase alta, se han aprovechado de los pobres e indefensos, en algunos casos, despojándoles de sus pertenencias. Las personas que se aprovechan de su prójimo, erróneamente piensan que no hay nadie que defienda los intereses de los pobres y humildes, pero la realidad es que ellos tienen a alguien que los defienda, su defensor es el mismísimo Creador, el cual hará justicia en favor de ellos.

El eterno Creador dio instrucciones a su pueblo para que traten con justicia a los pobres y humildes que vivían entre ellos. Ningún israelita debía aprovecharse de su prójimo, por lo contrario, debían hacer todo lo posible para ayudarles a cubrir sus necesidades. Una de las formas que los israelitas debían ayudar a los pobres era; pagándoles justamente por el trabajo realizado y a su debido tiempo.

Los jornaleros contratados por día debían ser pagados en el día en el que laboraban porque necesitaban sus ganancias diarias para mantenerse con vida. No pagarles el día de su trabajo o demorar en sus pagos, significaba poner en peligro su vida y la de su familia. Muchas personas dueñas de grandes empresas, no toman en consideración las necesidades que tienen sus empleados; por eso, muchas veces no pagan a tiempo los salarios a sus empleados y en algunos casos los salarios que reciben sus empleados no son justos.

El Creador exige el pago justo y puntual de los salarios a los obreros, y con una advertencia al que incumpliere con esta ordenanza, pues el quebrantar esta ley sería imputado como un pecado ante Él y digno de condenación. El apóstol Santiago reprendió a los empleadores de una manera semejante: “El jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros, clama, y los clamores de los que habían segado han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos» Santiago 5:4. La Biblia, tanto en el antiguo testamento como en el nuevo testamento, condena con dureza la vulneración del pago del salario, el cual será reclamado directamente por Dios

Queridos hermanos, a lo largo de las escrituras, Dios nos ordena que tratemos con justicia a los pobres y necesitados. Él nos incita a hacer todo lo que esté de nuestra parte para ayudar y satisfacer las necesidades de nuestro prójimo. Hermanos, si, a algunos, Dios les ha bendecido con una empresa, traten a sus empleados con justicia. Honren a Dios pagando lo que es justo y a tiempo. No retengan jamás los salarios, pues si lo hacen, el clamor de sus empleados, llegará a la presencia de Dios, el cual pagará a cada uno en conformidad a su justicia.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x