Devocional

DEUTERONOMIO 12

NO A LAS IMITACIONES.

29 Cuando el SEÑOR tu Dios vaya delante de ti y destruya a las naciones, y tú las expulses y te apoderes de su tierra, 30 no caigas en la trampa de seguir sus costumbres ni de rendir culto a sus dioses. No preguntes acerca de sus dioses diciendo: “¿De qué manera rinden culto estas naciones a sus dioses? Yo quiero hacer lo mismo”. 31 Tú no adorarás al SEÑOR tu Dios de la manera que las otras naciones rinden culto a sus dioses, llevando a cabo en honor de ellos toda clase de actos detestables que el SEÑOR odia… NTV.

El Creador ordenó a los israelitas que cuando conquistaran las naciones cananeas, debían destruir por completo todo rastro de adoración a otros dioses, Israel debía destruir cada altar pagano e ídolo que encontraran, nada debía quedar en pie. Dios en su omnisciencia sabía que, si no destruían los altares e ídolos de las naciones paganas, Israel vacilarían en sus creencias y utilizarían esos altares para rendirle sacrificios. Por eso ordenó que no debía quedar nada que pudiera tentarlos a adorar a ídolos.

Es importante que todos los cristianos deben ser despiadados en cuanto a buscar y destruir cualquier centro de falsa adoración que tengan en sus vidas. Estos centros de idolatría pueden ser: actividades, actitudes, posesiones, relaciones, lugares o hábitos, cualquier otra cosa que le incite a apartar el corazón de Dios y hacer lo malo. Los cristianos nunca tienen que creerse tan fuertes como para no caer ante una tentación. Por eso, tienen que liberarse de todo lo que le pueda ser causa de tropiezo

Israel fue instruido para que ni siquiera pregunte acerca de las religiones paganas de las naciones que le rodeaban, ni las formas en que les rendían adoración. La idolatría había permeado completamente a Canaán. Era muy fácil ser arrastrado por las tentaciones sutiles de prácticas que parecían ser inofensivas. Por eso, Israel debía vivir apartado por completo de todas las naciones paganas, para no dejarse atraer de sus costumbres y tradiciones religiosas. A veces la curiosidad puede ser causa de tropiezo. El conocimiento del mal es dañino si este llega a ser demasiado tentador para poderlo resistir. Por eso, siempre será mejor no dejarse llevar por la curiosidad para no tropezar.

Israel tras la destrucción de las ciudades conquistadas, no debía presentar sacrificios de adoración a Dios en las ruinas de esas ciudades, pues la adoración a Dios era algo sagrado y se debía realizar en los lugares donde no se hayan adorado a otros dioses. El lugar de adoración a Dios debía ser realizado un lugar Santo, porque Él es Santo. Al igual, la adoración al Creador, no debía asemejarse a la adoración a los dioses paganos de esas ciudades. El culto del SEÑOR debe ser un culto adecuado a Él, por tanto, Dios prohíbe por completo seguir las costumbres de adoración de las religiones paganas.

Queridos hermanos, en la actualidad, hay algunas iglesias cristianas que para llamar la atención de los no creyentes, dentro de sus cultos de adoración a Dios, están introduciendo y adoptando costumbres mundanas y algunas hasta prácticas religiosas paganas detestadas por el Creador. Hermanos, Dios detesta toda clase de prácticas religiosas paganas, detesta que imiten esas prácticas y las traten de convertir en prácticas de adoración a Él. Nosotros debemos entender que la adoración a Dios es algo sagrado y como tal merece que nuestra adoración sea única, sin imitar a la clase de adoración de las otras religiones del mundo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *