Devocional

NÚMEROS 28.

AROMA AGRADABLE.

1 El SEÑOR le dijo a Moisés: 2 Da al pueblo de Israel estas instrucciones: las ofrendas especiales que ustedes presentan son un aroma agradable para mí; son mi pan. Asegúrense de que sean llevadas en el tiempo indicado y ofrecidas de acuerdo a mis instrucciones. 31 Preparen estas ofrendas quemadas especiales, junto con sus ofrendas líquidas, además de la ofrenda quemada habitual y su correspondiente ofrenda de grano. Asegúrense de que los animales que sacrifiquen no tengan ningún defecto. NTV.

La entrada a la tierra prometida por parte del pueblo hebreo era ya un hecho, no había más obstáculos que impidieran que los israelitas se apoderaran de las tierras de los cananeos. Algunas tribus israelitas prefirieron establecerse al oriente del Jordán, y culminar de esa forma su peregrinaje, pero otras tribus tenían que proseguir unos kilómetros más adentro del territorio cananeo para establecerse, pero sin ninguna duda, el peregrinaje de Israel estaba llegando a su fin. Debido a que la promesa del Creador era segura, el pueblo antes de tomar posesión, conoció los límites de su nueva morada

Cuando el pueblo hebreo estaba a punto de entrar a la tierra donde fluía leche y miel, el Creador instruyó nuevamente a Moisés acerca de todas las ofrendas y sacrificios que el pueblo debía ofrecer, de igual forma las fiestas que debían celebrar en su honor. Esta recapitulación, Dios la realizó para que el pueblo lo tenga presente antes de que ingresen a tomar la herencia, además la mayoría de los israelitas que estuvieron cuando fueron dadas estas instrucciones habían fallecido en el desierto, por su rebelión en contra del eterno Creador.

En esta ordenanza, el Creador le indicó a Moisés que escribiera una visión general y un resumen de las ofrendas y celebraciones programadas, que los israelitas debían presentar y festejar a lo largo de todo el año. La ofrenda específica que los hebreos debían presentar eran: corderos, carneros, chivos, becerros, sin ninguna clase de defecto y sin tacha, junto con las ofrendas de grano, harina, aceites de oliva y libación. Todos de la mejor calidad.

Todas estas ofrendas, el pueblo debía ofrecer con regularidad bajo la supervisión de los sacerdotes. Estas ofrendas debían cumplir con cada una de las demandas del eterno Creador. Las ofrendas para Dios debían ser selectas, de la mejor calidad para que sean de aroma agradable ante su presencia. A través de estas ofrendas, el pueblo predisponía su corazón para rendirle culto y adoración a su Creador. Sin esta preparación previa, el corazón del pueblo no estaría listo para adorar a Dios. A menos que el corazón de las personas esté listo, la adoración será intrascendente. Por contraste, Dios se deleita, y se aprovecha más, cuando el corazón del adorador está dispuesto a acudir a su presencia con un espíritu de agradecimiento.

Queridos hermanos, el eterno Creador, antes de que el pueblo hebreo tomara posesión de la tierra prometida, les recordó las ofrendas que debían presentar a lo largo de todo el año. Estas ofrendas debían cumplir con cada una de las demandas, debían ser de la mejor calidad. Hermanos, para nuestro Señor, las ofrendas que le presentamos son muy importantes, por eso, nuestras ofrendas deben ser lo mejor. Esto no implica la cantidad, más bien implica el corazón con el cual le estamos ofreciendo. Nuestras ofrendas deben ser con un corazón agradecido, con un corazón alegre, con un deseo de adorar a Dios a través de nuestras ofrendas, para que nuestras ofrendas sean de aroma agradable ante su presencia.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x