Devocional

NÚMEROS 26

REGISTRO DE MIEMBROS.

1 … el SEÑOR les dijo a Moisés y a Eleazar… 2 Registren por familias los nombres de los guerreros de toda la comunidad israelita. Anoten en una lista a todos los hombres de veinte años o más y que sean aptos para la guerra. 51 … las tropas registradas de todo Israel sumaron 601.730. 52 … el SEÑOR le dijo a Moisés: 53 Reparte la tierra entre las tribus y distribuye las porciones de tierra de acuerdo a la población de las tribus, conforme al número de los nombres en la lista. 55 … asigna la tierra por sorteo y dale a cada tribu patriarcal su porción según el número de nombres en la lista. NTV.

Habían pasado treinta y ocho años desde el primer gran censo ordenado por el eterno Creador. Durante estos largos años, todos los hombres y mujeres israelitas mayores de veinte años, habían fallecido en conformidad al juicio de Dios decretado sobre el pueblo. Ya que ellos habían dudado en el poder del eterno Creador para darles la victoria en contra de los habitantes de las ciudades de Canaán, y entregarles como heredad la tierra prometida donde fluía leche y miel. De este terrible juicio, solo Caleb, Josué y Moisés se habían salvado.

El pueblo hebreo acampaba al lado oriental del río Jordán. Desde allí podían ver la tierra prometida al otro lado del río. Mientras acampaban en aquel lugar, el eterno Creador mandó que se realizara un segundo censo. A este censo, como al anterior, se le podría llamar más apropiadamente pasar revista, ya que sólo fueron contados los hombres de veinte años y mayores, que eran aptos para el servicio militar. Otra vez, las tribus y las familias se organizaron y se determinaron las sumas.

El número total de hombres aptos para la batalla fueron 601.730. En este nuevo censo, existió una disminución considerable de hombres aptos para la guerra con respecto al primer censo realizado, pues en el primer censo se contaron 603.550 guerreros. Normalmente se esperaría que la nación hubiera aumentado en número durante el período de treinta y ocho años, pero parece ser que, debido al juicio de Dios sobre el pueblo hebreo, redujo en gran manera este crecimiento normal.

A través de este nuevo censo Dios anticipaba la entrada del pueblo hebreo en la tierra prometida. Después del censo realizado, el eterno Creador dio instrucciones a Moisés para que repartiera las tierras de Canaán, en conformidad al número de hombres registrados de cada una de las tribus de Israel. Además, para que no exista envidia durante esta repartición, el Señor le ordenó asignar los territorios echándolos a la suerte. Gracias a este censo, cada una de las tribus recibirían su porción de territorio en conformidad al tamaño de sus clanes.

A pesar de que la tribu de Levi no iba a tener parte en esta repartición de territorios también fueron censados. El número total de los levitas fue de 23.000. En estos casi treinta y ocho años de peregrinaje por el desierto, el número de levitas había permanecido prácticamente inalterado, aunque habían muerto 250 hombres levitas durante la rebelión de Coré y sus amigos.

Queridos hermanos, el segundo censo ordenado por el eterno Creador fue importante para que Moisés estuviera al tanto de la densidad poblacional de la nación hebrea. Además, le sirvió para que pueda repartir los territorios de Canaán equitativamente entre el número de familias pertenecientes a cada una de las tribus de Israel. Hermanos, si nosotros estamos liderando un ministerio o una congregación, es importante que tengamos el registro de todos nuestros miembros. Estos registros nos serán de utilidad al momento que deseemos planificar algunas actividades en favor de toda la congregación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *