Devocional

NÚMEROS 24

VOLUNTAD INQUEBRANTABLE.

1 Finalmente Balaam comprendió que el SEÑOR estaba decidido a bendecir a Israel, así que no recurrió a la adivinación como antes. En cambio se dio vuelta y miró hacia el desierto 9 Como un león, Israel se agazapa y se tiende; como a una leona, ¿quién se atreve a despertarla? Bendito todo el que te bendice, oh Israel, y maldito todo el que te maldice 10 Entonces el rey Balac se enfureció contra Balaam y en señal de enojo palmeó las manos y gritó: ¡Yo te llamé para maldecir a mis enemigos! En cambio, los has bendecido tres veces.

Hay muchos cristianos en la actualidad que tratan de torcer la voluntad de Dios a través de sus ofrendas y sacrificios. Muchas veces oran a Dios para que en algún asunto en particular cambie lo que Él ya ha expresado en su palabra. Lo más frecuente que piden a Dios, es en cuanto al matrimonio. Jóvenes cristianos oran para que Dios apruebe su unión en matrimonio con un inconverso, oran a pesar de saber cuál es su respuesta en cuanto al matrimonio entre un hijo de Dios y un incrédulo.

Balaam conocía al eterno Creador, pero a pesar de conocerlo, se dejó llevar por la ambición. Dios le ordenó no ir al reino de Balac, pero el incistió y trató de que Dios cambiara de parecer y le permitiese ir ante Balac. Ante la insistencia de Balaam, Dios le permitió ir, pero con una misión, pero en medio del camino, Balaam perdió la perspectiva de las órdenes de Dios y en su corazón la ambición se hizo presente.

Balac había pedido a Balaam que maldijera al pueblo hebreo, pero Dios le había dicho que Israel era su pueblo amado y que nadie le podía maldecir, pues ellos estaban bajo su protección. Pero Balaam al llegar con Balac a la cumbre más alta de donde podían observar al pueblo hebreo, atendió a la petición de Balac y presentó sacrificios a Dios para poder pronunciar palabras de maldición en contra de los Israelitas. A pesar de los sacrificios presentados por Balaam, la respuesta del eterno Creador fue la misma que le había dado la primera vez que los mensajeros de Balac se presentaron en su casa. Además de la respuesta negativa, Dios le dijo a Balaam que pronunciara palabras de bendición en favor de los israelitas.

Balac escucho la negativa de Dios de maldecir a los israelitas y también las palabras de bendición a favor de ellos. Pero Balac insistió dos veces más para que el profeta maldiga a los israelitas. En estas dos veces, el profeta también ofreció sacrificios a Dios y ver si la respuesta cambiaba a favor de Balac. Balaam, a pesar de conocer el poder y los atributos del Creador, segado por la ambición de las riquezas, había seguido adelante, una y otra vez, presentando ofrendas de sacrificio a Dios, para que le permita pronunciar palabras de maldición en contra de Israel, y así, encontrar el favor de Balac. Al igual que Balaam, hay muchos cristianos que, a pesar de conocer las palabras de Dios, en algunos asuntos particulares, oran a Dios para que les de la respuesta opuesta a la que está escrita en su palabra.

Queridos hermanos, Balaam por fin entendió que Dios nunca cambia de parecer, y por más sacrificio que él presentara, Dios no le iba a permitir que maldijera a su pueblo. Además, comprendió que Dios deseaba que su pueblo sea bendecido en gran manera, y así lo hizo en presencia de Balac, pronunció palabras de bendición a favor de Israel. Hermanos, nosotros debemos entender que Dios; a pesar de que le presentemos ofrendas y sacrificios, Él nunca va a cambiar su palabra solo para agradarnos, su respuesta va a ser la misma que Él ha expresado en su palabra a través de sus siervos. Si hemos estado orando por algo, y si sabemos que su respuesta ya está dada en su palabra, no prosigamos, pidamos perdón a Dios por haber tratado de torcer su santa voluntad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *