Devocional

NÚMEROS 13

OBSTÁCULOS, UNA OPORTUNIDAD PARA SEGUIR

25 Después de explorar la tierra… los hombres regresaron 27 Este fue el informe que dieron a Moisés… es… una tierra donde fluyen la leche y la miel… 28 … el pueblo que la habita es poderoso y sus ciudades son grandes y fortificadas. ¡Hasta vimos gigantes allí… 30 Pero Caleb trató de calmar al pueblo… ¡Vamos enseguida a tomar la tierra! dijo. ¡De seguro podemos conquistarla! 31 Pero los demás hombres que exploraron la tierra con él, no estuvieron de acuerdo: … 32 Entonces comenzaron a divulgar entre los israelitas el… mal informe sobre la tierra… NTV.

Las personas cuando las situaciones parecen ser adversas, sienten miedo de seguir adelante, a pesar de saber los grandes beneficios que conseguirían al proseguir con sus metas. Estas personas se estancan, y empiezan a ver todo lo negativo, dejándose enceguecer y dominar por el miedo. Pero también hay un grupo de personas, que, al ver las situaciones adversas, ven las oportunidades de crecer y ganar experiencia, haciendo frente a todos los obstáculos que se les pueda presentar y los tratan de vencer para acceder a las recompensas.

El pueblo hebreo se encontraba a pocos kilómetros de las tierras que Dios había prometido a sus antepasados, a pocos kilómetros de heredar la tierra donde fluía leche y miel. Ellos se encontraban acampando en Cades, en el desierto de Parán. Ahí el Creador ordenó a Moisés enviar a 12 espías para que exploren las tierras de Canaán. Para esta tarea, Moisés escogió un representante de cada una de las tribus de Israel. Los instruyó y los envió a explorar las tierras que Dios les daría como posesión.

Los doce hombres partieron a las tierras de Canaán, ellos exploraron esos territorios durante cuarenta días. En esos cuarenta días, recolectaron toda la información pertinente para llevárselo ante Moisés y todo el pueblo hebreo. Los doce espías, cuando rindieron su informe a Moisés, dieron muchas razones para entrar en la tierra. Ellos dijeron: la tierra en verdad es buena como lo demuestra el fruto que trajimos. Pero también dieron a conocer que los pueblos que habitaban esas tierras eran fuertes; y las ciudades se encontraban fortificadas.

La mayoría de los espías, informaron todo lo malo que les podía ocurrir si se decidían a tomar posesión de las tierras. Pero Caleb trató de persuadir a los israelitas para subir y tomar posesión de las tierras que Dios les había prometido. De esta forma Caleb trató de animar a su pueblo para seguir adelante con plena confianza en la promesa y el poder del eterno Creador. A pesar de las palabras de Caleb, por desgracia, el informe de la mayoría prevaleció, y el pueblo decidió retirarse. El pueblo vio solo lo negativo y no vio las bendiciones que les traería al proseguir adelante en conformidad a la voluntad del Creador.

Queridos hermanos, el pueblo hebreo falló y desconfió en el poder del eterno Creador, desecharon así las promesas que Dios tenía preparado para darles como posesión. Por esta desobediencia el pueblo hebreo tuvo que esperar largos años para acceder a las tierras donde fluía leche y miel. Hermanos, de la experiencia del pueblo hebreo, nosotros debemos tomar las advertencias del Señor para las iglesias cristianas. No siempre la mayoría tiene la razón. La mayoría siempre estará equivocada cuando se opongan a hacer las cosas en conformidad a la palabra de Dios. Así que: si se presentan adversidades en nuestros ministerios, no veamos los obstáculos, veamos las oportunidades que Dios nos da para servirle en medio de las dificultades.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *