Jesus Is Life

NÚMEROS 7

LA VOZ DE DIOS

1 El día en que Moisés levantó el tabernáculo, lo ungió y lo apartó como santo. También ungió y apartó todo el mobiliario y el altar con sus utensilios. 89 Cada vez que Moisés entraba en el tabernáculo para hablar con el SEÑOR, Moisés oía la voz que le hablaba de entre los dos querubines que estaban sobre la tapa del arca el lugar de la expiación que está sobre el arca del pacto. Desde ahí el SEÑOR le hablaba a Moisés. NTV.

¿Alguna vez usted ha escuchado la voz de Dios?. Sin duda, escuchar la Voz de Dios es el anhelo de la mayoría de cristianos. Muchos desean escuchar esa voz audible para saber cuál es la voluntad de Dios para sus vidas, o para saber la respuesta a sus oraciones. El Creador, desde el momento que creó a la humanidad nunca ha dejado de hablarles, pero la humanidad es la que no escucha su voz, pues tienen tapados sus oídos por causa de sus pecados. Dios habla en la actualidad, pero su voz no es audible, su voz se manifiesta a través de las sagradas escrituras, o a través de su creación, y a través de su Espíritu que mora en cada una de las personas que han recibido a Jesucristo como su Señor y salvador. Muchos no escuchan esas manifestaciones de la voz de Dios, pues esperan erróneamente escuchar una voz audible como la de las personas.

En el pasado, algunos siervos de Dios, tuvieron el privilegio de escuchar la manifestación audible de la voz del Creador, y uno de esos siervos fue Moisés. Dios, desde el momento que se le apareció en una zarza ardiente, mantuvo una estrecha relación con su siervo, dándole leyes, ordenanzas y mandamientos para su pueblo, a través de una voz audible. Después que el pueblo hebreo terminó con la construcción del tabernáculo y todos los utensilios, la relación de Dios con moisés prosiguió, pues una vez que todo lo construido fue ungido, el Creador pasó a morar en el tabernáculo, y este lugar se convirtió, en el lugar a donde Moisés acudía a conversar con el Creador.

El Señor, manifestaba su presencia en el tabernáculo, en el lugar santísimo. Esta manifestación era la muestra de que el Creador estaba complacido con el pueblo hebreo, porque habían sido muy obedientes en la preparación y el equipamiento del tabernáculo, su morada terrenal, cumpliendo a cabalidad cada una de las instrucciones dadas para la construcción. Aunque el Señor no habita en templos hechos por manos humanas, era en realidad un alto privilegio que disfrutaban los hijos de Israel. El Señor Dios quiso manifestarse a ellos en el tabernáculo.

Una vez que el creador manifestó su presencia en el interior del tabernáculo, Moisés entraba en el tabernáculo para hablar con el Señor, Moisés oía la voz que le hablaba de entre los dos querubines que estaban sobre la tapa del arca el lugar de la expiación que está sobre el arca del pacto. Sin duda Moisés fue un hombre privilegiado, pues escuchaba la voz audible del Creador, ellos conversaban frente a frente en la morada terrenal de Dios.

Queridos hermanos, en el pasado Moisés escuchó la voz audible de Dios, y mostró su completa reverencia. En la actualidad ninguna persona puede tener el privilegio de escuchar audiblemente a Dios, pero eso no significa que Dios este callado, pues Dios está hablando continuamente a la humanidad a través de las sagradas escrituras. A esta voz, la humanidad no debe mostrar menos reverencia y respeto pues es la verdadera voz de Dios y útil para cada aspecto de la vida del hombre. Hermanos, Al igual que Moisés, tenemos el privilegio de hablar directamente con Dios a través de la oración, pero Él nos contesta de una manera diferente: nos contesta por medio de su Palabra escrita y a través de la guía de su Santo Espíritu. Para recibir esta guía, necesitamos querer conocer a Dios con todo nuestro corazón.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x