Devocional

LEVÍTICO 3

OFRENDA DE PAZ.

1 Si presentas un animal de la manada como una ofrenda de paz al SEÑOR, podrá ser macho o hembra, pero no debe tener ningún defecto. 2 Pon tu mano sobre la cabeza del animal y mátalo a la entrada del tabernáculo. Luego los hijos de Aarón, los sacerdotes, salpicarán la sangre por todos los lados del altar. 3 El sacerdote presentará parte de esta ofrenda de paz como una ofrenda especial al SEÑOR. 17 … Esta es una ley perpetua para ti que debe cumplirse de generación en generación, dondequiera que vivas. NTV.

Regularmente, a las personas les gusta llevar una vida tranquila y pacífica, libre de problemas, disputas o conflictos. Pero a pesar de los deseos humanos, ninguna persona puede vivir en completa paz, pues esos anhelos de vida, no dependen de sí mismo, dependen también de las personas que los rodean, si ellos desean o no la misma clase de vida. El hombre si desea llevar una vida de paz, primero tiene que encontrar la paz con el dador de la vida, la paz con el eterno Creador.

Por la incursión del pecado en este mundo, ninguna persona puede vivir en completa paz, ya que la humanidad completa se encuentra enemistada con Dios. Esta condición de enemistad, el Creador lo hizo saber a su pueblo hebreo. Dios dio instrucciones a Moisés para que cada uno de los israelitas pudieran estar en paz con Él. Los hebreos tendrían que presentarse ante el Señor con una ofrenda de paz. En los tiempos del antiguo testamento los hebreos fueron instruidos para presentar al Señor una ofrenda de sacrificio de paz como una expresión de gratitud y como un medio de establecer compañerismo entre ellos y Dios.

Los sacrificios de paz, eran la demostración de que habían sido sanadas las relaciones rotas entre el Creador e Israel a causa de sus pecados. Esta ofrenda de sacrificio, les recordaba a los israelitas, que el pecado, la causa de la relación rota, había sido quitada al transferirlo al animal. Los animales ofrecidos al Señor como ofrenda de paz, no tenían que tener defectos, estos animales debían ser perfectos, sean machos o hembras se podía presentar al Señor.

La ofrenda de paz, se debía presentar en la entrada del Tabernáculo de reunión. El ofrendante sacrificaba al animal, después, el sacerdote rociaba la sangre del animal sobre el altar. Después de esto, se cortaba el animal en sus piezas, algunas de las cuales se ofrecían sobre el altar. Los sacrificios de paz diferían de las ofrendas quemadas en este aspecto, ya que las ofrendas quemadas se consumían por completo sobre el altar. Muchas de las veces, los hebreos durante los sacrificios de paz; alababan a Dios, hacían votos de obediencia y peticiones.

Queridos amigos, las ofrendas de paz, fueron una ordenanza perpetua para el pueblo hebreo, razón por la cual los judíos en la actualidad la siguen poniendo en práctica para estar en paz con Dios. Las personas que no tienen relación con el judaísmo, si anhelan la paz con el Creador y el perdón de sus pecados, no deben presentar ofrendas de sacrificios de animales, la única forma de resarcir su relación con Dios es a través de su hijo Cristo Jesús. Amigo, si usted desea encontrar la paz, y reestablecer su relación con el Creador, este es el momento para que se acerque a esa vida de paz. Arrepiéntase y confiese sus pecados a Jesucristo, recíbalo en su corazón. En la actualidad, Jesús es la única ofrenda de paz de olor fragante ante nuestro amado Creador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *