EL SUSTITUTO PERFECTO.

2 Da las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: cuando presentes un animal como ofrenda al SEÑOR, lo puedes tomar de la manada del ganado o del rebaño de ovejas y cabras. 3 … debe ser un macho que no tenga ningún defecto. Llévalo a la entrada del tabernáculo para que seas aceptado por el SEÑOR. 4 Coloca la mano sobre la cabeza del animal, y el SEÑOR aceptará la muerte del animal en tu lugar a fin de purificarte y hacerte justo ante él. 5 Luego matarás al becerro en la presencia del SEÑOR, …. 9 …. Es una ofrenda especial, un aroma agradable al SEÑOR. NTV.

Alrededor del mundo, la mayor parte de las personas, piensan que pueden ser salvas por sus propios medios, sin depender de alguien que pague por ese rescate de salvación. La verdad es que ninguna persona puede salvarse a si mismo, siempre necesitará de alguien que pague por sus vidas. El eterno Creador, justamente esto lo hizo saber al pueblo hebreo, les dijo a ellos que, para obtener su salvación, tendrían que presentar una ofrenda, un sacrificio, para salvar sus vidas.

El eterno Creador, le dio nuevas instrucciones a su siervo Moisés, para que él los trasmita a su pueblo. Recordemos que Dios no les podía transmitir sus instrucciones directamente al pueblo hebreo, pues ellos habían pedido que cualquier instrucción para el pueblo, se los diera a Moisés para que luego, él los transmita a ellos. Tiempos atrás, Dios habló directamente a todo el pueblo, pero ellos se asustaron en gran manera al escuchar la voz de Dios, pues la voz de Dios fue a través de fuertes truenos y relámpagos. Los hebreos ya no querían volver a tener esa experiencia al escuchar la voz de Dios.

Dios le dijo a Moisés, cómo el pueblo hebreo, podrían salvar sus vidas de la condenación eterna a causa de sus pecados. Le dijo, que ellos tendrían que presentar ofrendas de sacrificio, un derramamiento de sangre como sustituto por sus vidas. El pueblo hebreo ya había ofrecido sacrificios de animales mucho antes de que Dios les hubiera revelado su voluntad respecto de ellos en el monte Sinaí. Abel, el hijo de Adán y Eva, ofreció sacrificios de su rebaño. Noé, después del diluvio, edificó un altar a Dios y ofreció sacrificios. Sin embargo, con esta instrucción a Moisés en el Sinaí, Dios reglamentó la ofrenda de sacrificios como sustituto por sus pecados y la correcta adoración de su pueblo, de acuerdo con la verdad de su gracia divina.

Israel se podía acercar al Creador sólo mediante las ofrendas de sacrificios de sangre. En el monte Sinaí, Dios le dio estas instrucciones a su pueblo para que ofreciera sacrificios de sangre, con el propósito de restaurar el pacto quebrantado por el pecado. La ofrenda de sacrificio como sustituto para pagar por la vida de los israelitas debía ser una oveja o una cabra macho, este animal de sacrificio debía estar en óptimas condiciones, sin ningún defecto.

A través de esta ofrenda de sacrificio de sangre, la persona transfiere la responsabilidad y las consecuencias de su pecado al animal, confiesa sus pecados poniendo sus manos en contacto con el cuerpo y descarga el peso de la culpa. Los sacrificios de sangre que ofrecía Israel hacían énfasis en que la humanidad es pecadora y que no puede hacer nada para reconciliarse con Dios. Los sacrificios revelaban a Dios como un Dios justo y santo, que exige obediencia y perfección antes de que alguien pueda estar en su presencia. El derramamiento de sangre y la muerte de animales revelaban que el pecado es algo que le disgusta a Dios, que merece su ira y que lleva a la muerte y la condenación.

Queridos amigos, Mediante los sacrificios de sangre del Antiguo Testamento, el Creador le enseñó a su pueblo el principio de la sustitución. Por lo tanto, los sacrificios cumplían el papel de ser sombras de la obra redentora de Jesucristo, quien vendría a este mundo en forma humana, para poder sufrir, derramar su sangre y morir como sustituto por la humanidad pecadora en la cruz del Calvario. Amigos, Cristo Jesús vino a este mundo, derramó su sangre, entregó su vida como sustituto por sus pecados. Usted ya no tiene que ser condenado, este es el momento oportuno para aceptar el amor del sacrificio que hizo Jesucristo. Acepte a Jesús en su corazón y disfrute de la salvación de su vida.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x