Devocional

ÉXODO 34. LA PACIENCIA NO ES ETERNA.

5 Después, el SEÑOR descendió en una nube y se quedó allí con Moisés; y proclamó su propio nombre, Yahveh . 6 … ¡El SEÑOR! ¡El Dios de compasión y misericordia! Soy lento para enojarme y estoy lleno de amor inagotable y fidelidad. 7 Yo derramo amor inagotable a mil generaciones, y perdono la iniquidad, la rebelión y el pecado. Pero no absuelvo al culpable… NTV.

Cuando a las personas se les pregunta, si tienen amor para dar, con frecuencia, responden positivamente, ellos tratan de argumentar sus respuestas a través de palabras y así demostrar que en realidad si tienen amor para compartir. El amor, no se argumenta con palabras, el amor se demuestra con acciones en favor del prójimo. Las personas que han logrado albergar el amor en sus corazones, no se irritan con facilidad, son pacientes y comprensivos con los que los rodean. Dios es la prueba viviente del amor, pues a pesar de que la humanidad está en contra de su voluntad, es paciente y misericordioso, por eso, todavía no ha derramado su justo juicio sobre el mundo pecador.

El Creador descendió desde su trono celestial al lugar donde se encontraba su siervo Moisés, en ese lugar, el eterno Creador se dio a conocer a su siervo, proclamó su nombre verdadero. Antes de esta nueva revelación acerca de su verdadero nombre, Dios se había presentado ante Moisés como el gran Yo Soy, este nombre que era conocido por el pueblo hebreo, pero el nombre que acababa de proclamar, no era familiar para Moisés ni tampoco para el pueblo. El nombre de Dios era indicio de su naturaleza divina. Ante Moisés, Dios reveló su verdadero nombre, su nombre “Yahveh”. El nombre de Dios se volvió sagrado para los israelitas, se prohibió absolutamente a todo el pueblo pronunciar este sagrado nombre, pues este nombre era sinónimo de una perfecta santidad.

Con esta revelación de su nombre, Dios mostró su gloria a su siervo Moisés. ¿Qué es la gloria de Dios? Es su carácter, su naturaleza, su manera de relacionarse con sus criaturas. La gloria de Dios se revela en su misericordia, su gracia, su compasión, su fidelidad, su perdón y su justicia. Dios al revelar su gloria a Moisés, rebeló también sus cualidades de amor y misericordia en favor de la humanidad. El amor y la misericordia de Dios son verdaderamente maravillosos y todo el mundo en la actualidad puede beneficiarse de ellos.

El Creador se revela como un Dios amoroso, paciente para derramar su ira y grande en misericordia. Gracias a su amor, el hombre puede disfrutar de su gracia inmerecida, gracias al sacrificio de su hijo amado en la cruz del calvario. La gracia de Dios, como él mismo, no tiene límites, está disponible para todas las personas que la desean. Y esta gracia es precisamente la grandeza de su gloria. Perdona los pecados de todo tipo: pecados de iniquidad, pecados de rebelión contra su ley y los pecados diarios que pueda cometer la humanidad. Pero a pesar de su amor y misericordia, el Creador también le reveló a Moisés que no va a dar por inocente al culpable. Dios es paciente con la humanidad pecadora, pero llegará un momento en el cual, esa paciencia traspase los límites establecidos por Él. En aquel día, a Dios no le temblará la mano para derramar su justicia sobre todos aquellos que rehusaron aceptar el nombre de su hijo amado Jesucristo.

Queridos amigos, Dios ama a toda la humanidad, los ama porque son sus criaturas. Por su gran amor por sus criaturas, todavía no ha derramado su ira en este mundo pecador, Él está esperando pacientemente, a que la humanidad, se arrepienta de sus pecados y reconozca a su hijo como su Señor y Salvador. Pero la paciencia del eterno Creador un día llegará a su fin, ese día Dios derramará su ira sobre el mundo pecador. Amigo, si usted todavía no ha reconocido a Cristo como su Señor y Salvador, este es el momento, aproveche la oportunidad que Dios le está brindando, si no lo aprovecha, llegará un momento en el cual, Dios no lo tendrá por inocente, y castigará su maldad, derramando su perfecta justicia sobre su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *